FELIZ DÍA, MAESTRAS Y MAESTROS

En esta fecha, saludamos a quienes luchan permanentemente por  los derechos de quienes ejercen la docencia y recordamos al compañero Carlos Fuentealba, caído durante la represión policial cuando culminaba una masiva movilización por el reclamo de un sueldo digno.

“Nuestros ‘malos alumnos’ (de los que se dice que no tienen porvenir) nunca va solos a la escuela. Lo que entra en clase es una cebolla: unas capas de pesadumbre, de miedo, de inquietud, de rencor, de cólera, de deseos insatisfechos, de furiosas renuncias acumuladas sobre un fondo de vergonzoso pasado, de presente amenazador, de futuro condenado. Miradlos, aquí llegan, con el cuerpo a medio hacer y su familia a cuestas en la mochila. En realidad, la clase solo puede empezar cuando dejan el fardo en el suelo y la cebolla ha sido pelada. Es difícil de explicar, pero a menudo solo basta una mirada, una palabra amable, una frase de adulto confiado, claro y estable, para disolver esos pesares, aliviar esos espíritus, instalarlos en un presente rigurosamente indicativo.”

 

Daniel Penna. Mal de Escuela. Ed. Mondadori. 2008